La importancia del suelo pélvico antes y después del parto

Ejercitar el suelo pélvico es de suma importancia tanto antes de quedarnos embarazadas así como durante el embarazo y después del parto.

antes del partoEl suelo pélvico de la mujer lo forman una serie de ligamentos y músculos, cuya función es hacer de sostén de los órganos de la cavidad abdominal (vejiga, útero, vagina y recto) y conferir estabilidad a la columna y a la pelvis.

Aun así, se debilita con el paso de los años debido a multitud de factores. Pérdida del tono muscular, el embarazo, la menopausia, factores familiares, cirugía en la zona pélvica, la práctica de deporte de impacto como montar a caballo o correr, la obesidad, el estreñimiento o tos crónica; incluso también afecta retener de manera habitual la orina y el vestir prendas ajustadas. Para ayudar a tener un cuerpo en forma y tener un mejor embarazo y postparto aquí tienes algunos deportes que puedes comenzar a practicar desde ya.

Tener el suelo pélvico bien tonificado y elástico va a proporcionar a la mujer un bienestar tanto físico como psíquico. Hay dos acontecimientos en la vida de la mujer que son lesivos para el suelo pélvico: el embarazo y el parto vaginal, junto con la llegada de la menopausia.

"Durante el embarazo, disminuye la capacidad de contención, por lo que más del 50% de las pacientes que acuden a mi clínica es por pérdidas de orina producidas en este periodo", nos cuenta la Dra. Flor Trujillo. La liberación de hormonas hace que se relaje la musculatura del suelo pélvico y el aumento de peso contribuye a que el suelo pélvico de las mujeres se debilite aún más.

Debido a esto, durante esta etapa es fundamental tener un suelo pélvico flexible para que sea capaz de “estirarse” en el momento del parto y tonificado para evitar pérdidas de orina. Tener un buen control de la contracción y relajación facilitará los pujos durante el parto y ayuda a prevenir desgarros y otras secuelasYa en el postparto, tras haber sufrido rápidas y grandes transformaciones, deben trabajarlo todavía más. Y es que una musculatura pélvica bien reeducada ayuda a prevenir incontinencias, prolapsos e incluso dolores lumbares, además de devolver una vida sexual plena y sin molestias.

"Como profesional experta en el cuidado por y para la mujer, ayudo a mis pacientes mediante ejercicios de suelo pélvico específicos y gimnasia abdominal hipopresiva (GAH), estos son fundamentales para fortalecerlo. Cuanto antes tomen conciencia de su importancia y empiecen a ejercitar esta musculatura, facilitará disminuir los inconvenientes anteriormente mencionados", explica Flor.

"Como experta, les digo a las mamás que para ganar calidad de vida, tienen que conocer mejor su cuerpo y, sobre todo, su suelo pélvico, el cual tienen que fortalecerlo a cualquier edad. En mi clínica he podido comprobar tras varios años que estos efectos, además, tienen consecuencias emocionales, ya que causan inseguridad y vergüenza a las pacientes y provocan una disminución de su calidad de vida", revela. A la más mínima alerta de posibles problemas de suelo pélvico que provocan incontinencia urinaria, hay que consultar con un especialista y tratarlo cuanto antes.

Nota elaborada por enfemenino.com